PROPUESTA PRESENTADA AL PRESIDENTE JUAN MANUEL SANTOS

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Paz
  • Comentarios de la entrada:706 comentarios
Compartir:

En texto seguido, consignamos en la presente entrega, algunas de las iniciativas en las cuales trabaja MESA DE REALIDADES y que fueron dirigidas al presidente Juan Manuel Santos, como fórmulas de complemento y solución al actual proceso de paz.

 

Bogotá, octubre 14 de 2016

Señor Doctor
JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA
Casa de Nariño
Ciudad.

 

REFERENCIA:    Propuestas para complementar y afianzar el acuerdo de paz.

  1. Organización Familiar Autosuficiente (OFA)
  2. Modelo Administrativo y de Gestión de la Seguridad Pública (MISER)                                                                       
  3. Mejoramiento de la Función Pública
  4. Articulación y coordinación entre las funciones públicas de seguridad y justicia en Colombia

Señor Presidente:

Reciba un cordial saludo de felicitación, por sus recientes logros y loables empeños.

Atendiendo al anuncio público, hecho por usted, el pasado 13 de los corrientes, en el que manifiesta su interés, en recibir propuestas orientadas al logro de una paz, cada vez más completa e incluyente; nos permitimos presentar las iniciativas de la referencia, pensadas en calidad de contenidos o materias  adicionales al acuerdo de paz, firmado en Cartagena, procurando que se reflejen, no solo los intereses más inmediatos de las partes en conflicto (Estado y Guerrillas), sino también los que preocupan a las grandes mayorías.

Dichas propuestas forman parte integral de una serie de temas desarrollados por un núcleo de profesionales consultores, identificados con lo que hemos dado en llamar REALISMO SOCIAL HUMANO[1] una tendencia de pensamiento, que sin alterar las condiciones amplias del sistema económico colombiano y de nuestra democracia, enruta y gira el alcance del capitalismo en América Latina, hacia instancias más humanizadas y de contenido social.

Las soluciones que hoy entregamos de manera puntual, se originan en el trasegar y ejercicio profesional de un oficial de policía; quien, mediante fórmulas de ensayo, error, corrección, aunadas a una pedagogía basada en el aprender-haciendo y demostrando; encontró y dispuso, una a una, toda una serie de soluciones para la búsqueda de la cohesión social y el bienestar material, al servicio de la superación de la pobreza y de la inseguridad, perennes en nuestro país; con las cuales se fueron conformando:

  • El modelo OFA (ORGANIZACIÓN FAMILAR AUTOSUFICIENTE) de posterior socialización y puesta en práctica, entre las familias de los miembros de la institución policial y sus comunidades de referencia, circunvecinas a las sedes de prestación del servicio, con resultados reales y concretos en el inmediato plazo.
  • El MODELO ADMINISTRATIVO Y DE GESTIÓN DE LA SEGURIDAD PÚBLICA – MISER-, modelo igualmente probado y exitoso, con el cual, se consiguieron rebajas ostensibles de los índices de criminalidad, en donde quiera que se implementó (Risaralda, Chocó, Santander, Bogotá y Soacha-Cundinamarca).

La puesta en marcha de ambos modelos, puede, de igual manera, representar una forma de solución urgente (intervención o medida de choque) al doble reto de superar la pobreza y la inseguridad en nuestro país; o de manera alternativa, entrar a actuar como mecanismo de estabilización de la paz, aunado a los propósitos gubernamentales de inversión social en el postconflicto. Pueden, así mismo, constituir una política de Estado, una acción de gobierno, un plan estratégico de aplicación nacional, regional y local; pudiendo resultar especialmente útiles, en la gestión del riesgo de seguridad alimentaria, la atención de necesidades básicas, y la contención del delito en todas sus formas.

En cualquier caso, estamos convencidos de que nuestras iniciativas permitirán corregir y enmendar el curso de la historia nacional en los temas que tratan, ya que las mismas buscan superar el estado de cosas que ha dado origen al conflicto y al rechazo del modelo de democracia, por la mayor parte de la población.

  1. Organización Familiar Autosuficiente (OFA)

La primera propuesta que nos ocupa está comprendida en el libro Organización Familiar Autosuficiente (OFA), que se adjunta a la presente comunicación. Se trata de una metodología de intervención social-familiar, con su correspondiente modelo de administración de necesidades básicas en el orden doméstico, ya probada y aplicada en diversos contextos y regiones del país; que emerge, una vez más, en el actual estado de realidad de la interacción social en Colombia, como la vía más corta para la superación de la pobreza y la mejora continua de la calidad de vida de las grandes mayorías; fuentes y pilares inamovibles, que deberían serlo, de una paz “estable y duradera”.

El concepto medular del modelo es la autogestión de las familias o grupos integrados a partir de lazos de vecindad, afinidad o amistad, que, organizados bajo fórmulas de acuerdo, compromiso y participación, se extiende de manera incluyente y transversal al pleno de los ciudadanos, consiguiendo la restauración del tejido social y la superación de cada uno de los obstáculos al desarrollo humano, hasta alcanzar las condiciones de una vida digna, como base y fundamento de paz y seguridad pública.

Como podrán verificar, usted y su equipo de gobierno; nuestra iniciativa de organización familiar, atiende y apunta a la realización de las aspiraciones mínimas de bienestar de los ciudadanos. Acoge, por igual, el pensamiento y el sentir de las grandes mayorías colombianas, representadas hoy en el silencio de los 22 millones de abstencionistas, que, durante el transcurso de sus vidas, han esperado del Estado y sus gobernantes, mínimas soluciones reales y efectivas, en materia de bien común; pero, que, en presencia de una mala práctica de la política, han tenido que vivir, en forma latente, el deterioro de la función pública que les ha sido trasladado a sus vidas, junto con el consecuencial y continuo desmedro de sus posibilidades de interacción social en un contexto de paz; afianzándose, a contrario sensu, la polarización, la violencia y la delincuencia.

OFA es un Acuerdo de Voluntades, es un Pacto Social entre Familias y Comunidades, es convivencia pura y sincera, originada desde y para la superación de necesidades, es vivir bajo condiciones de tranquilidad doméstica, es un consenso civilizado que accede contrarrestar todas las formas de violencia, incluyendo la económica, encarnada en los delitos contra la administración pública.

OFA propende por la Participación Masiva Ciudadana; en primer término, para la superación de las necesidades básicas o de sobrevivencia;  y luego las que coadyuvan a un mejor estándar de vida digna con calidad; también busca el cumplimiento de esperanzas de Buen Gobierno, en donde los sueños se transforman en verídicos Planes y Proyectos de Vida para las Mayorías colombianas; en resumen OFA está avizorada para contribuir como medio, mecanismo o instrumento de transformación de nuestro país, pasando por fin, del estadio de pobreza extrema y subdesarrollo, al de progreso y desarrollo (Prosperidad).

  1. Modelo Administrativo y de Gestión de la Seguridad Pública (MISER)

El servicio público de vigilancia y seguridad, por parte de la Policía Nacional en todo el territorio nacional, se presta hoy en día, prácticamente, de la misma manera, en que se prestaba hace 122 años; habiendo experimentado, en el curso de su historia, muy pocas reformas y casi ninguna transformación de fondo.

Luego de trabajar el personal de la Institución, por más de un siglo, con 4 turnos de 6 horas, cubriendo así las 24 horas del día; tan solo hasta la aún reciente administración del General Serrano, se establecieron tres turnos de 8 horas. Quizá sea esta la reforma más recordada por el pleno de la Policía Nacional.

Frente a la aparición de nuevas modalidades delictivas, los organismos policiales se especializaron en las llamadas modalidades de alto impacto social (antinarcóticos, antisecuestro, entre otras), formulándose, dicho sea de paso, una especie de estratificación del delito;  en la cual, la función de seguridad se intensifica dentro de una línea de delitos que amenazan intereses de alto rango social, con desmedro de la función de vigilancia y seguridad compartida (Democracia), frente a la que se ubican los ciudadanos comunes y el grueso de la población.

Ello genera al interior de la misma organización el posicionamiento y catalogación de ciertas funciones como de mayor jerarquía profesional, por sobre otras, que son vistas como de menor rango o condición. De esta manera las funciones y encargos relacionados con los llamados delitos de alto impacto, pasan a ser funciones propias de quienes, al interior de la Institución, cuentan con influencias o con el respaldo de mentores, padrinos, nepotes o parientes; mientras que las demás funciones públicas de vigilancia y seguridad, más ancladas en el bien común y en el beneficio social de las grandes mayorías, pasan a ser el trabajo de quienes no cuentan con ningún tipo de respaldo o especial recomendación, incluso se convierten en el repositorio donde van a parar quienes han cometido alguna irregularidad o falta de comportamiento.

En efecto, al lado de una policía altamente calificada para enfrentar los delitos de alto impacto, hay una policía menos capaz, inoperante y siempre insuficiente para atender las necesidades y novedades reportadas por la comunidad en general; y que obedecen precisamente a la comisión de unos delitos calificados como de bajo impacto, aquellos que se presentan en el día a día de la interacción social y en donde siempre salen mal librados los ciudadanos de a pie y el grueso de la comunidad; es decir, las mayorías; constituyéndose, por su parte, en causa directa de su empobrecimiento y frustración económica.

Se trata de temas que debiéramos conocer todos los colombianos pues nuestra seguridad se ve afectada por causa de esta estratificación del delito y del desempeño policial concomitante.

Las pocas reformas, no han conseguido disminuir suficientemente los índices de criminalidad, debido por una parte, a problemas estructurales del país como: las condiciones de pobreza y marginalidad de la mayoría de los colombianos, la violencia generalizada de todos los grupos al margen de la ley; al escalamiento de las bandas criminales; pero, sobre todo, al rezago en el progreso social derivado de la corrupción; factores todos a los que se ha expuesto y sometido a las mayorías del pueblo colombiano. Pero por otra parte al debilitamiento paulatino de las Instituciones de defensa pública, vigilancia y seguridad, ancladas en el letargo doctrinario, sin el auxilio de los sectores académicos ni de Escuela, que poco o nada se interesan por los temas de seguridad pública, desinterés que se hace evidente en la ausencia de estudios significativos o de desarrollos investigativos en la materia; siendo ello posible consecuencia de haberse optado por que los temas de seguridad fuesen de la absoluta reserva y conocimiento exclusivo del Estado y las instituciones creadas para tal fin.

Esta especie de monopolio cognitivo e informacional, ha llevado a que el modelo de operación de nuestra Policía Nacional no haya sido cuestionado u oxigenado y permanezca inalterable con todos su yerros y desaciertos, al punto de obtenerse con ello, más retrocesos que avances; el saldo negativo final, se traslada, con factura y costos directos, al pueblo colombiano.

Los delitos informáticos aumentan y aumenta también el jaqueo de la información oficial y confidencial, la cual ha pasado a ser objeto de compra y venta. Ello ha dado a la delincuencia una ventaja significativa al poder conocer por anticipado el curso de las acciones de inteligencia policial al igual que al conseguir acceso a información clave en el orden estratégico y judicial.

El panorama es desolador en materia de seguridad, ha dado paso al descontento social generalizado.  A diario los noticieros, los medios de comunicación y las redes sociales, nos muestran los desafueros del delito y el avance de la impunidad, como plato fuerte y extenso de sus contenidos informativos. Las quejas de la comunidad no cesan.  Tenemos en escena una Policía desprestigiada por efectos de la corrupción, indigna de fe, con innumerables problemas internos.

Por estas y otras razones se hace precisa la reformulación del actual modelo de vigilancia y seguridad. De manera anexa, presentamos nuestro modelo de seguridad (MISER), construido con base en la experiencia directa de su autor.

  1. Mejoramiento de la Función Pública

El tratamiento e irregular atención recibida por la ciudadanía en todos los frentes de la administración pública, es uno de los temas de más alta preocupación para los ciudadanos comunes. Dicho problema constituye su pan de cada día, pues, en las repetidas ocasiones, en que los ciudadanos acuden a tales instancias, con la esperanza de encontrar solución a alguna o a varias de sus necesidades (que por lo regular se encuentran insatisfechas o enredadas por la acostumbrada tramitología) estos reciben, por parte de los funcionarios, un cumulo de frustraciones personales que ahondan su gran desesperanza en la acción del Estado.

Lo más funesto en este orden de ideas y que genera toda clase de sentimientos encontrados (dolor, pesadumbre, aversión e irritación), es ver, como una gran parte de los funcionarios de distinto orden y nivel, no se inmutan ante la presencia del solicitante y ni tan siquiera tienen la decencia de saludarlo; adoptando con frecuencia las mismas posiciones orgullosas y arrogantes de sus superiores; quienes, por demás, terminan avalando el mal trato impartido al ciudadano y protegiendo al subalterno; dentro de una cultura organizacional tóxica, que impide atender con civilidad y educación al compatriota, poniendo en evidencia, dicho sea de paso, la insatisfacción y animadversión de dichos funcionarios con sus propias funciones y obligaciones.

Hace carrera por estos días el: “ya le colaboro” … como fórmula de atención que coloca, de entrada, al ciudadano en posición mendicante, llegándose al colmo de mirar con desdén y por encima del hombro a quienes el sistema denomina y etiqueta, en forma impersonal, como “usuarios”.

Que tristeza ocasiona ver a ciertos funcionarios, que, encontrándose en horario laboral, dedican el tiempo a realizar cosas diferentes o contrarias al deber; conductas que rayan en corrupción, pues no solo, quien roba dineros públicos, es corrupto; también lo son, aquellos que no atienden a tiempo y en la debida forma a sus públicos de referencia, ya que con dichas anomalías y arbitrariedades generan detrimento y deterioro de la Función Pública, elevando los costos de la misma.

Es de público conocimiento, por parte de los colombianos, esta problemática de ineficiencia e inoperancia de la función pública; frente a la cual los funcionarios parecen no ser conscientes de lo que hacen, ni consecuentes con los roles y responsabilidades que sus cargos les imponen, circunstancia que los lleva a cometer toda clase de errores y equivocaciones en contra del constituyente primario, quien es, a la postre, su verdadero jefe y empleador, como de ordinario se escucha decir a los ciudadanos inermes, en los despachos públicos.

Por todo lo dicho, surge la necesidad imperante e inaplazable de proponer un vuelco en este tema crucial, para el avance de la democracia en nuestro país; sí es que en verdad se busca luchar arduamente por la Paz, lo que equivaldría en realidad a trabajar por las grandes mayorías como lo exige el deber ser de la Política. Creemos que debe tener lugar un Sistema de Medición, Seguimiento, Control, Verificación, Evaluación y Calificación del funcionario, en donde se le dé amplia participación al ciudadano, como destinatario de la Función Pública.

  1. Articulación y coordinación entre las funciones públicas de seguridad y justicia en Colombia

Es categórico que las funciones públicas de Seguridad y Justicia invariablemente, deben funcionar de manera coordinada y convergente, y no cada una por su lado generando divergencias que normalmente permiten y presentan oportunidades para el escalamiento de la delincuencia, como ha quedado impreso en el historial de nuestra vida republicana, con páginas nefastas.

Es imperativo el desarrollo de actividades conjuntas, con previa, planeación, coordinación y control, sin dejar aspectos sueltos al azar o destino; y por mismas razones, es oportuno y conducente para el post-conflicto proponer que se realice una excelente articulación de operadores, como también una profunda revisión de los procesos administrativos en cada una de estas mismas funciones. A este mismo respecto y en consideración al desarrollo de dichos planteamientos anexamos bajo el título Articulación y Coordinación entre las Funciones Públicas de Seguridad y Justicia en Colombia un resumen ejecutivo, que presenta en líneas generales una propuesta de consultoría en la materia.

El ejemplo palmario y trasparente de lo que se puede realizar y alcanzar en el campo operativo y de la sólida Judicialización de las diversas actividades delictivas, cuando se trabaja en Equipo y bajo directrices claras de absoluta y completa coordinación, la dimos en la lucha Antisecuestro y Antiextorsión en los años 1999 al 2001 cuando fuimos más allá del Trabajo en equipo y formando un verdadero Bloque de Trabajo con el doctor Luís González León, acción altamente positiva que nos llevó a desquebrajar las fuertes estructuras de Secuestro que existían en Colombia, para en adelante rebajar en cifras significativas dicho flagelo, abandonando por fin esos terribles primeros lugares a nivel universal.

Señor Presidente, allende su calidad de Premio Nobel, que arrastra y trae consigo vientos favorables a sus meritorias intenciones y a su mejor voluntad de hacer bien las cosas para todo el pueblo colombiano; estamos apostando, a sumar a las suyas, verdaderas soluciones inspiradas en la participación masiva ciudadana y en la autogestión de las familias y de los diversos grupos humanos, en realización de prácticas asociativas y productivas que conducen a la superación de la pobreza y a la recomposición del tejido socio-económico; nos identifica también la mejora de la Seguridad en las calles de Colombia teniendo como sucedánea y concomitante a la Justicia; vemos, así mismo, como necesaria, una mejor prestación de la Función Pública y la atención ciudadana en todos sus órdenes.

Creemos que dichos temas son de máximo interés para el ciudadano común: para aquellos que hoy atienden sin recelo y con fervor su llamado de paz; para quienes dijeron NO al texto del acuerdo; y para ese silente 62% de la población representado en la abstención, gran reto de nuestra democracia.

Cordialmente,

CORONEL ® ANTONIO JOSÉ ARDILA TORRES
ESPECIALISTA EN SEGURIDAD INTEGRAL

 

Anexos [2]

  1. El libro ORGANIZACIÓN FAMILIAR AUTOSUFICIENTE (OFA)
  2. Modelo Administrativo y de Gestión de la Seguridad Pública (MISER)
  3. Resumen Ejecutivo de la Articulación entre Seguridad y Justicia

[1] El Realismo Social Humano (RSH) en tanto que tendencia de pensamiento busca amortiguar y solventar la multiplicidad de insuficiencias e insatisfacciones, que han llevado a los países de América Latina a ocupar, en el concierto de las naciones, los primeros lugares en materia de inequidad, injusticia y desigualdad. Estos son algunos de los modelos con que, el núcleo de sus artífices y consultores asociados, adelanta su trabajo de empoderamiento a las organizaciones sociales, empresas privadas y entes de gobierno y administración pública, en varios países de Latinoamérica:

  1. MISER (Modelo de Convivencia y Seguridad Humana de la realidad Compartida) – Componente Operativo.
  2. MGM/6Rs (Modelo de Gerencia Moderna de las Seis Erres) – Componente de Administración.
  3. OFA (Organización Familiar Autosuficiente) –Componente Social.
  4. PLATEC (Plataforma tecnológica) – Componente Tecnológico – Inteligencia Artificial.
  5. MODAR (Modelo Metodológico para forjar y capacitar buenos seres humanos) – Componente Espiritual.

[2] El material suministrado está sometido en su integridad a Derechos Reservados de Autor.

Compartir:

Esta entrada tiene 706 comentarios

  1. admin

    Gracias por las hermosas palabras.
    Lo que sigue ahora, es tener disposición en actitud y tiempo para gozar y disfrutar del Cambio con el RSH-CSH. Abrazos AJA.

Deja una respuesta