POR UNA COLOMBIA DISTINTA CON REALISMO SOCIAL HUMANITARIO (RSH)

Compartir:

La realidad indica que es y seguirá siendo inobjetable, que para las mayorías colombianas su propósito de vida por siempre ha transcurrido dentro de una dramática, alterada e inexorable Interacción Familiar y Social, colmada al extremo de falencias, insatisfacciones y complicaciones de todo orden, de crisis que menoscaban a ritmo acelerado las condiciones y calidad de vida, trasladando a considerable cantidad de pobladores a difíciles escenarios de pobreza, incluso de indigencia; hagámonos todos la pregunta: ¿Quién habrá experimentado condiciones diferentes?; lo cierto es que a la fecha de hoy, escúchese bien: Ninguno de los gobernantes ha podido cambiar la suerte y destino de los colombianos, adversamente la situación se hace más difícil cada día y momento que transcurre, la gobernanza les quedó grande, no solo por los equivocados Modelos de Gerencia, Administración y Gestión del Estado y sus Instituciones, empleados de forma perenne para supuestamente atender y solucionar las necesidades del pueblo, sino porque muchos se han dedicado de cuerpo y alma al oficio de la politiquería, la corruptela y el mal.

Los politiqueros que nos gobiernan prometen y prometen en campaña, alcanzan el poder con lo prometido, y una vez montados en el cargo ya nada se puede, por tanto todas sus promesas fueron falsas y mentirosas, las hicieron en su momento con el único propósito de hacerse elegir al precio que fuere, les importa en nada (un bledo) quedar mal ante electores, con el descaro de atreverse a exigir respeto por haber pasado a ser parte de la autoridades y de los supuestos Padres de la Patria con fuero especial (metamorfosis por la que exigen con vehemencia se les considere como tal), así su elección haya sido abruptamente ilegal, constatable con el mismo pueblo que dirá si se siente o no engañado, y engaño es engaño aquí y en cualquier parte del universo, lo mismo que la mentira, la falacia, el estupro, la estafa y el cohecho entre otros con los que se puede equiparar.

¡ENEMIGOS A VENCER EN Y CON LA SANA POLÍTICA QUE OFRECEMOS!: Referente a enemigos públicos abiertos a superar en las próximas elecciones a realizarse en el 2018 en Colombia y de allí en adelante, encontramos con exactitud el escepticismo, la incredulidad, el rechazo y el aborrecimiento a las actividades políticas, malquerencias auspiciadas en muchos casos por los mismos politiqueros de antaño subrepticiamente, en tanto es a ellos a los que más les conviene la polarización y el estadio de caos y desconcierto permanente, logrando que el pueblo asuma posición y partido de axiomático fanatismo, para aprovechar el desconcierto, el caos y la desorganización como constante maquievélica estrategia y con ello facilitar su paso y logro de objetivos de manera fácil y contundente (En río revuelto, ganancia de pescadores”).

Problemática derivada del comportamiento adverso, anti-ético y pervertido de quienes por tradición engañan a las comunidades (los politiqueros), toda vez que para alcanzar el poder prometen esta vida y la otra (el cielo y la tierra); propuestas que por lo regular siempre terminan en falaces planteamientos, confundiendo en superiores dimensiones al pueblo de las Mayorías, ya que para asirse del poder están dispuestos a hacer lo que sea, decididos a endeudarse hasta el cogote, a engañar con todo tipo de promesas que incluyen estratégicamente en sus programas de Campaña, con ayuda de indeterminadas ciencias y conjeturales profesiones que les hacen la segunda y el favor de montar aparentes e inciertos Programas de Campaña y de Gobierno, con supuestas propuestas descritas y colmadas de detalles, transformados en excelentes y floridos discursos (excelsas y exquisitas piezas literarias), pero que a la postre siempre terminan en engaño y fiasco para todos los colombianos.

Lo cierto y evidente es que la mayor parte de integrantes de la comunidad al solo escuchar una invitación a Participar en recolección de firmas, muchos de inmediato y sin pensarlo por un instante exponen todo tipo de razones para no hacerlo (algunas sin sentido y con groserías), negándose rotundamente a apoyar con su firma una propuesta de verdadera y sana política, mucho más loable que cualquiera de las propuestas de los tradicionales movimientos y partidos con los que siempre nos han sometido, y llevado a la debacle de siempre en Colombia.

Pareciera que dentro de ese estadio de Pobreza extrema extendida sobre las mayorías, medio acompañado de Violencia y delincuencia de todo género, estamos las Mayorías Colombianas en zona de confort, dando la sensación y percepción de encontrarnos todos a plenitud, felices y dichosos con las condiciones y calidad de vida a las que por costumbre siempre y desde bastante tiempo atrás nos han llevado a vivir; en tanto que se hace una propuesta absolutamente diferente, honesta, sana y por el bien común, sin permitir incluir en exclusivo los intereses de las minorías, como en efecto siempre ha ocurrido con la politiquería tradicional; aspecto corroborado por la misma y dificultosa situación socio-económica a la que hemos arribado en Colombia.

Llegó el momento y es tiempo de revelarnos, de decidir y exigir las Mayorías en Masa: Basta ya, no más arbitrariedades, no más injusticias, no más impunidad, no más pobreza y mucho menos indigencia, no más corrupción, no más politiquería; ha llegado el momento y la oportunidad para Iniciar de manera cierta y pertinente una Revolución Inteligente, Pacífica y Tranquila del mismo pueblo por y para el pueblo, verdadera Democracia Participativa y Directa, en donde el poder está y emana del Constituyente Primario, al obligar a los mandatarios a aplicar los postulados del Realismo Social Humanitario (RSH), equidistante a Gobernar sobre las Realidades de las Mayorías, estableciendo Gobernanza en Tiempo Real con Resolución Absoluta a Establecer el Verdadero Estado de Derecho, diseñado con direccionamiento, planeación y proyección, a lograr firmes y ciertos avances hacia el verdadero Progreso y Desarrollo de los colombianos en conjunto Social, razón amplia y suficiente para que tengamos la magnánime responsabilidad y obligación de Participar Masivamente todos los compatriotas, sin exclusión ninguna.

Por una Colombia nueva y verdadera, rebosada de Progreso y Desarrollo, aplicando el RSH para ver muy pronto el CSH en completa y acelerada Evolución, con beneficio amplio y directo para todos los colombianos. Recordemos: El RSH es una excelente oportunidad de cambio, con la que podemos abandonar el estadio de pobreza y pasar por fin (dar el paso) a la fase de Progreso y Desarrollo de todo el pueblo colombiano. Colombia muy pronto una potencia Social y Económica con el RSH. Dios bendice a su pueblo colombiano.

El RSH centra su atención en: La Generación Real de Oportunidades para todos, Una Lucha frontal en Contra de la Corrupción. La Seguridad Integral. Y la Reforma de la Función Pública (lo que representa una reforma del Estado, sus instituciones y la Constitución). Con RSH nada se Socialismos, Comunismos, Capitalismos Salvajes, Ni centros o Terceras Vías; solamente vamos de Frente y para arriba con el CSH.

CORONEL ® ANTONIO JOSÉ ARDILA TORRES                                                                                                   CONSULTOR DE ALTOS ESTUDIOS EN SEGURIDAD INTEGRAL

Compartir:

Esta entrada tiene 203 comentarios

    1. Gracias; empero recuerda que Primero es el Cambio con RSH. AJART.

Deja un comentario

Cerrar menú
Translate / Traduire